Loading...

Recomendaciones sobre el uso del calzado en los pacientes con diabetes

Es habitual el trato de personas que padecen Diabétes Mellitus en la consulta del podólogo. El pie, es una de las partes del cuerpo más dañadas en estos pacientes, pero también puede no dañarse si la enfermedad está controlada y si el paciente lo cuida con asiduidad. El calzado que se debe usar un factor importante para su cuidado. Algunas de las recomendaciones son las siguientes:

Calzado y diabetes

Los zapatos deben ser de buena calidad, además de suficientemente largos, anchos y   espaciosos en la punta para que entren cómodamente los dedos o dedos en garra, deformidad más frecuente en el paciente diabético.

Inspeccionar diariamente el interior de los zapatos para evitar grietas en la parte inferior, arrugas en el revestimiento, amontonamiento del material con el que está construido e incluso acumulo de talco.

También es importante comprobar o dar la vuelta al calzado antes de calzarse para asegurar que no haya caído ningún objeto extraño en su interior.

Evitar zapatos con tiras, recortes u otras áreas abiertas que puedan causar ampollas, o áreas de presión. 

Diabetes y heridas en el pie

No es recomendable usar zapatos nuevos durante más de una hora la primera puesta o durante los primeros días. Antes de calzar, revisar  el pie para comprobar heridas, o algún objeto extraño en la piel.  Si fuese necesario se puede solicitar ayuda a otro miembro de la familia para que lo compruebe. Incrementar gradualmente el tiempo de uso cada día durante dos semanas, momento en que los zapatos ya deben de estar adaptados al pie.

El cambio de calzado durante el día puede ser también una buena opción.

No es recomendable comprar calzado con almohadillas correctoras o con otro tipo de complemento. Pueden utilizarse plantillas bajo indicación médica o podológica. Un pie insensible fácilmente puede sufrir lesiones por acción de presiones anormales dentro del zapato.

Se debe intentar adaptar el zapato a su pie no el pie a su zapato.

No usar zapato cerrado sin media o calcetín.

Utilizar un zapato  de acuerdo con el tamaño ancho de su pie, con suela recomendablemente firme, gruesa y dura además de resistente. La estabilidad y equilibrio son requisitos importantes cuando caminamos.

Diabetes y zapatos de tacón

El calzado de punta estrecha puede ocasionar heridas como que la uña de un dedo se clave en el otro.

El tacón del zapato debe proporcionar una adecuada absorción del choque del pie contra el suelo así como  buen soporte almohadillado y estabilidad para caminar. La altura del tacón no debe superar los 5 cm.

Deja un comentario

!Hola