noviembre 24, 2020

¿Cómo es mi pisada?

Muchas de las patologías que se desarrollan en el pie y en la cadena del movimiento relacionada con caminar (articulaciones como la rodilla y la cadera) tienen mucho que ver con la manera en la que pisamos y apoyamos el pie.

A continuación os enseñamos qué tipos de apoyos del pie definimos:

Pie plano

 

Pie plano. Depresión del arco plantar que extiende los puntos de apoyo de su superficie. El apoyo, en lugar de sustentarse en dos pilares, anterior y posterior, será en un área que es un tanto mayor cuanto mayor es el grado de pie planto.

 

Pie cavo

 

Pie cavo. Deformidad caracterizada por un aumento excesivo de la bóveda plantar.

 

 

 

 

Pie talo. Deformidad por una flexión de pie excesiva y permanente. Se apoya sólo el talón, en tanto que la parte anterior, es decir el antepié, se encuentra elevado.

 

 

 

Pie equino. Deformidad opuesta a pie talo. Flexión plantar permanente, por lo que solo se apoya el antepié y el talón permanece elevado.

 

 

 

Pie varo. Deformidad del pie caracterizado por una posición en supinación del pie completo o del antepié. Suele ir acompañado de un equinismo.

 

 

 

 

Pie valgo. Pie en el que el talón mira hacia fuera y se dirige también hacia fuera.

 

 

Es fundamental saber qué tipo de pisada tienes. Muchas veces la aparición de ¨callosidades¨ (Hiperqueratosis plantar) son una respuesta que aparece en nuestros pies por un exceso de roce o presión en determinadas áreas del pie, provocando así, un engrosamiento de la piel. En otras ocasiones puede provocarnos con el tiempo algún tipo de lesión en el pie o en otras zonas relacionadas con la cadena de movimiento.

A través de un estudio de la pisada se determinan los puntos con mayor presión, puesto que soportan la mayor parte de nuestro peso. En nuestra Clínica contamos con una plataforma de presiones que nos ayuda al realizar el estudio de la pisada determinando con precisión la presión realizada durante la pisada y cómo repartimos el peso en el pie, indicando qué tipo de apoyo tenemos. Con el diseño de unas plantillas se pueden corregir y repartir dicha presión para aliviar esos puntos.

Deja un comentario