noviembre 9, 2020

Síndrome de Müller-Weiss

El síndrome de Müller-Weiss es una enfermedad poco frecuente que se da en el hueso
navicular o escafoides, situado en el tarso medio del pie. Su etiología sigue en la
actualidad sin estar completamente aclarada. Existen varias teorías sobre su origen que
van desde una osteonecrosis en el navicular, una osteocondrosis en la infancia en dicho
hueso hasta una distribución anormal de las fuerzas de compresión entre otras.


Patomecánica

El síndrome de Müller-Weiss es la expresión clínica de una protrusión acetabular en la
zona lateral del acetabulum pedís. Esta protrusión se debe a fuerzas de compresión
anormales en el tercio lateral del hueso navicular debidas a dos factores constantes en
dicho síndrome.

1. Varismo de la articulación subtalar (constante en M-W).
2. Braquimetatarsia (congénita o adquirida) del primer radio. Index minus y en ciertas ocasiones index plus- minus.

En estadios avanzados, el hecho de que el navicular se fracture en dos por su zonal
dorsal-lateral permite que la cabeza del astrágalo se articule con el cuneiforme lateral
(articulación talocuneana) y por tanto crenado un equinismo del retropié, provocando
pies planos varos . En cuanto al calcáneo en estos estadios podemos observar que se
encuentra posteriorizado lo que provoca que la tibia se encuentre avanzada y en rotación
externa con respecto a las articulaciones del tarso y del propio hueso peroné que se
encuentra en retroposición. Por otro lado es posible que se de una subluxación del
cuboide con respecto al calcáneo en lo que viene siendo el signo del cuboide.

 

Tratamiento

Para un correcto abordaje en el síndrome de Müller-Weiss es imprescindible un
diagnóstico exacto del estadio en el que se encuentra la enfermedad.

Existen dos tipos de tratamientos para el síndrome de Müller-Weiss. Por un lado,
encontramos el tratamiento conservador, indicado en etapas tempranas (estadios 1,2 y3)
y que consta de la combinación de soportes plantares rígidos, antiinflamatorios,
fisioterapia y descargas cuyo objetivo es la remisión de los síntomas pero que en ningún
caso logra detener el proceso de la enfermedad 1 .

Por otro lado, encontramos el tratamiento quirúrgico cuyo objetivo principal es aliviar el
dolor y corregir la deformidad, la longitud de la columna medial y finalmente el varo de
retropié. Esta opción debe ser considerada cuando el tratamiento conservador ha fallado
o en etapas avanzadas de la enfermedad cuando la deformidad es severa.

Entrevista a Rafa Nadal, tras sufrir esta enfermedad.

Para saber más acerca de esta enfermedad accede al enlace donde dispondrás del
artículo completo:

http://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/115347/1/115347.pdf

POR MARTA VERA
PODÓLOGA

Deja un comentario