ORTESIS DE SILICONA. QUE SON Y PARA QUE SIRVEN

En este caso vamos a hablar de las que se realizan a medida y al momento, las cuales no tienen nada que ver con las siliconas estándar vendidas en farmacia u ortopedias, las cuales pueden ir bien en determinados pacientes o patologías del pie, pero no en todas. Su morfología, material y cualidades son totalmente diferentes.

En la actualidad la ortesis de silicona es uno de los tratamientos más demandados en las consultas de podología. Es por ello, un componente importante en el tratamiento de varias afecciones del pie, ya que son económicas, cómodas y suelen durar en el tiempo.

Formada por silicona y endurecida con un catalizador, se diferencian varias densidades, extrablanda, blanda, dura, etc. La dureza o densidad elegida depende del propio paciente, de su actividad, como no del pie del paciente, del tipo de piel y de la patología a tratar.

Generalmente suelen hacerse a medida para mejorar la posición anatómica del pie cuando este está en carga, mejorar la marcha y para evitar que puedan molestar.

Podemos pensar en este tipo de tratamiento tras una cirugía por hallux valgus (juanete), en primer dedo. La ortesis ayudará al dedo a mantenerse recto hasta que adquiera la fuerza suficiente tras la intervención. O incluso en el mismo caso sin operar siempre que el primer dedo se flexible.

Podemos elegir este tratamiento para evitar el roce de los dedos cuando aparece un heloma interdigital, dorsal o plantar, siempre y cuando la sudoración no sea excesiva, o tratando esta previamente. En el caso de ulceras en pacientes con pie diabético, para evitar el apoyo o el roce en esa zona del pie.

Cuando existe una deformidad en los dedos del pie, en dedos en garra o en martillo, o incluso en niños, cuando existe una deformidad o algún problema muscular en la zona distal del pie, o cuando un dedo se monta encima de otro, también nos puede ser útiles.

También pueden usarse tras la amputación de algún dedo, para evitar sobrecarga en el resto y mejorar la marcha del paciente.

Para finalizar la información decir que en muchos casos es el tratamiento más acertado y que probar no conlleva riesgo alguno, teniendo en cuenta que la mayoría de los pacientes se adaptan de maravilla y podemos mejorar o eliminar su dolencia.

 

 

Violeta Sánchez Doblado

 (Podóloga y Enfermera)

3/5/2020

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *